jueves

Opinión
¿Pero qué les pasa a los ecologistas?


Asociaciones defensoras de los derechos de los animales pidieron el pasado 21 de marzo en Alemania que se sacrificara a un pequeño oso de nombre Knut. La razón: estaba siendo criado por una persona después de que su madre, ex atracción de un circo de la extinta República Democrática Alemana, le abandonara. La situación levantó debate entre ecologistas que defendían la eutanasia del animal frente a otros tantos incluídos políticos como Petra Pau del Partido de Izquierdas que estaban en contra de dicha medida.

No es la primera vez que la osa de nombre Tosca decide desatenderse de su camada (es su tercer embarazo), pero sí es la primera vez que escucho que ecologistas y defensores de los animales prefieren matar a un animal sano e indefenso porque lo esté criando una persona. Y más cuando se trata de una especie en peligro de extinsión. ¿Pero en qué están pensando?

Argumentos no les faltan. Desde que es una medida inhumana mantener al pequeño con vida porque sufrirá problemas de comportamiento (depender más de los humanos supongo) ya que, según señala la especilista alemana en defensa de los animales Frank Albrecht, "el contacto humano representaba una grave infracción a la ley del mundo animal." Sí bueno, puede que sea cierto en parte su afirmación pero no la comparto. Después de todo, el ser humano es un animal también que debe adaptarse a su entorno y los demás seres a él. Esa es ley natural.

Otro de los argumentos que defendía era que "si su madre le abandonó sería por algo y el zoo debería seguir los instintos de la naturaleza." ¿Pero qué le pasa? Entonces cuando un panda tenga un cachorro y por alguna razón lo rechace a pesar de estar sano, deberíamos dejarlo a su antojo o matarlo de una vez nosotros. Después de todo es la naturaleza la que lo quiere así. Por favor! No es major intentar salvarle la vida. Y eso de los problemas de comportamiento, bah!, han habido casos de osos pardos criados con humanos en su niñez y que luego logran adaptarse a la vida con otros de su especie. ¿Por qué esta vez iba a ser distinto?

Medida inhumana
Creo que la señora Albrecht no entiende bien el sentido de las palabras "medida inhumana." Primero, debe haber maltrato de algún tipo para que se considere como tal y el pequeño oso Knut no ha recibido ninguno. Está a los cuidados de Thomas Dorflein, un cuidador con tal dedicación a estos animales que el pasado diciembre abandonó su casa y esposa para sacar a delante a este pequeño. ¿Maltrato? ¿Dónde? Más bien la medida inhumana es matar a un animal indefenso y saludable por el simple hecho de que su madre le abandonó. Vamos, que si tenemos que aplicar eso en el caso humano, cuántos niños dados en adopción (bonita forma de decir lo abandonó, no puedo encargarme de él) tendríamos que aplicar la eutanasia. Después de todo, es la naturaleza humana de esa persona la que le ha impulsado a abandonar a su niño por la razón que sea.

En realidad no entiendo como supuestos ecologistas y defensores de los animales optan por una decisión así en vez de intentar proporcionar una mejor vida al oso, incluso ver si se puede devolver a su hábitat. Se pueden definir de inhumano muchas cosas en esta vida, y en el caso de algunas prácticas a animales no son menos. Desde la caza indiscriminada a delfines y ballenas por pesqueros japoneses y demás (que aplican técnicas horriblemente crueles) hasta la matanza de focas bebés por su pelaje, también de forma espantosa. No veo porqué la defensa de la vida de un pequeño oso en peligro de extinsión y abandonado por su madre pueda ser considerado una medida inhumana.


Link de la noticia

Etiquetas: , , , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal